Es importante la concepción estratégica de la comunicación, porque implica pasos o ejes a seguir. Por tanto, es necesario planificar correctamente el uso de plataformas web: qué contenidos se entregarán, a quiénes, en qué orden, con qué frecuencia y qué resultados o indicadores de logro se espera obtener a partir de los objetivos planteados.
Más aún, en una sociedad multimedial, caracterizada por la presencia de medios de comunicación, con diversos lenguajes, formatos y mensajes, se necesitan gestores de los medios que entiendan a los públicos a las cuales deben ir dirigidos estos esfuerzos creativos. Es necesario estudiar aspectos de consumo cuantitativo, así como aspectos cualitativos motivacionales y las diversas situaciones sociales y culturales en que se produce la recepción.
Es por ello que el nexo entre los medios de comunicación y los públicos se ha transformado en un tema cada vez más importante para el desarrollo de las organizaciones. Esta relación debe ser considerada en la programación de mensajes y contenidos y en las decisiones sobre qué tipo de canal, formato y aplicación debe utilizarse.
Hoy los estudios de la comunicación buscan una teoría integral para la articulación de emisores y los mensajes que éstos envían, sabiendo de antemano que los receptores  son también  coautores de los contenidos. Esta situación  pasó de ser un anhelo y exigencia de los usuarios a una estrategia de marketing y fidelización de clientes.
Las marcas buscan seducir de tal forma a sus clientes, procurando  que éstos se interesen por constituirse como articuladores y co-creadores de los contenidos. Son ellos los que mantienen alimentadas y actualizadas las diversas plataformas.
La interacción le da vida a la herramienta comunicacional, ya sea en facebook, twitter, blogs u otros espacios.
Es por ello que es tan necesario que las organizaciones o sistemas de comunicación, cuenten con el conocimiento de sus públicos segmentados  para lograr el éxito en las ventas de sus productos.

La fuerza de la interacción
Se debe observar constantemente lo que los usuarios están diciendo, pues se trata de canales de comunicación abiertos que requieren de una interacción constante.
Como indica el especialista danés en neuromarketing, Martin Lindstrom, describiendo el movimiento que  denomina “Me Selling Proposition”  (MSP),  el consumidor es quien puede tomar la marca, hacerla parte de su vida y promoverla. “En el futuro, las compañías ya no podrán manejar las marcas, porque las marcas serán de propiedad del consumidor. Esa es la nueva tendencia”, indica el especialista a la revista América Economía.
Asimismo, el experto en comunicación Paul Capriotti sostiene que las organizaciones han perdido el poder  influenciar  de manera directa sobre sus públicos.  Éstos ahora encuentran nuevas fuentes de información que les resultan   más confiables.
La consecuencia es que el usuario se transformó en un aliado a la hora de definir nuevas estrategias de comunicación y relaciones públicas. De esta forma, la relación entre la empresa y la persona se torna en un eje central, más aún si este receptor es un representante activo en la sociedad y/o es un referente y cuenta con seguidores. Por tanto, la interacción entre ambos se transforma en una instancia de aprendizaje mutuo.

Así, parte del éxito de las campañas comunicacionales que se emprendan  dependerá de la comprensión  de las  “formas propias y diferenciadoras” de la compañía y también de la comprensión de los contextos y espacios en los que ocurre la comunicación o la interrelación entre la empresa y el receptor a través de diferentes canales, tales  como blogs, facebook, twitter y otros.