Cuando la empresa requiere la profesionalización de su gestión en comunicaciones, está pensando en optimizar presupuestos y poner en sincronía objetivos a largo plazo y resultados en sus utilidades. Entonces, estamos presenciando la necesidad de generar una estrategia de comunicación corporativa, que incluya en la planificación el uso de soportes digitales.